Xóchitl Guadalupe Cruz López tiene solo ocho años y ya cuenta con un premio nacional de ciencia otorgado por la universidad más importante de México. La niña originaria de San Cristóbal de las Casas (Chiapas) ha recibido de la UNAM el Reconocimiento del Instituto de Ciencias Nucleares a la Mujer, convirtiéndose en la científica más joven que obtiene esta distinción. El proyecto por el que fue reconocida es un calentador solar de agua que ella misma instaló en la azotea de su casa, con la ayuda de su padre, Lucio Cruz.

Según esta pequeña científica, su calentador tiene un costo de producción de entre 180 y 200 pesos, ya que los materiales son de uso común: botellas de PET pintadas de negro, mangueras, trozos de madera y dos puertas de cristal de un viejo refrigerador. "Los calentadores que tenemos actualmente son caros, y hay personas de bajos recursos que no tienen la posibilidad de comprarlos", sostiene la estudiante de tercer grado de primaria.

También explica que su invento actual puede calentar 10 litros de agua en un día. Por lo tanto, dice, tiene pensando construir uno con mayor capacidad.